22 octubre 2012

En cárcel pero LIBRE (testimonio conmovedor)

1carcel
Quiero compartir con usted un relato que me ha contado esta semana un amigo mío, llamado Jay Kessler, presidente de Juventud para Cristo Internacional. Me dijo:
"No he visto nunca un ejemplo más claro del milagro del poder de la resurrección de Dios que el que se produjo en la vida de Lonnie Chapman. Cuando Lonnie no era más que un niño robó en la tienda de comestibles porque sus padres se negaron a darle de comer.
Le pegaron una paliza, le encerraron, y su padre, que era un alcohólico, le maldijo. A la edad de doce años fue testigo de cómo su padre violaba a su hermana de diez años y en una ocasión su padre intentó matarle con una viga de madera. En otra ocasión su padre le rompió los dedos con un ladrillo, pero Lonnie sobrevivió. Abandonó los estudios, viajó por muchos lugares y acabó en California, donde formó equipo con un amigo que se llama Galen, que le ayudó a convertirse en un ladrón y un asesino. Después de haber robado en una docena de gasolineras, Galen, Lonnie y otro hombre robaron en una gasolinera de California. Secuestraron al que trabajaba en la gasolinera para que no llamase a la policía, le llevaron en el coche al campo y le ataron con un cordón eléctrico. En ese momento, según cuenta Lonnie, no quería hacerlo. Disparó el rifle al suelo, junto a los pies de la víctima. Galen le gritó: "¡no le has matado, no le has matado! Temblando y temiendo por su propia vida, Lonnie se acercó a donde estaba la víctima impotente y le disparó. Le pegó un tiro con el rifle en la cara y otro en la parte baja de la espalda y acabó con su vida. Lonnie se encuentra actualmente en la cárcel, cumpliendo cadena perpetua por asesinato en primer grado. No quiero decir que la tragedia de Lonnie sucedió solo porque le influenció Galen, pero la influencia está ahí.
Mas adelante y estando ya en la cárcel, Lonnie conoció a otra clase de amigo, a Rod Burke, que forma parte del personal de Juventud para Cristo, que le habló a través de una retransmisión radiofónica. Lonnie le escribió a Rod y este fue rápidamente en su coche a visitarle, llevando bajo el brazo un Nuevo Testamento para regalárselo a Lonnie. Jóvenes adolescentes y cristianos comenzaron apoyar con sus fervientes oraciones las visitas de Rod y Lonnie se leyó aquel Nuevo Testamento de la primera a la última página. En la actualidad, en el informe de libertad condicional de Lonnie, se encuentra esta curiosa y cuidadosamente escrita frase:
A juzgar por las conversaciones mantenidas con el acusado, y cartas procedentes de varios lugares, parece ser que, efectivamente, el acusado ha pasado por una experiencia de conversión cristiana. ¡No se queda corta la frase ni nada! Incluso en la celda de la cárcel es posible ver la transformación que se ha producido en la vida de este joven. Tiene paz interior, ha recibido el perdón y no siente la más mínima amargura. Sabe que es posible que pase el resto de su vida en la cárcel, pero a pesar de ello ha encontrado significado y propósito a su vida. Da testimonio al resto de sus compañeros de la cárcel y les ha regalado Nuevos Testamentos a todos ellos. Escribe cartas a personas a las que cree que puede ayudar. Si le pregunta usted le contará que ha nacido de nuevo y que tiene una esperanza viva, gracias a la resurrección de Jesucristo y con eso basta. Es todo lo que necesita, incluso estando en la celda de una cárcel.
Estoy seguro de que podríamos encontrar un testimonio paralelo, posiblemente una docena de ellos.  Y esta es su promesa. El dijo: "He aquí yo estoy a la puerta (del corazón) y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo. Esa es su promesa y él hace lo que ha dicho que hará. Millones de personas están descubriendo actualmente este gran hecho: que él puede cambiar una vida y que, a pesar de las circunstancias, aunque sean sombrías y desesperadas, puede llenar el corazón de gozo, de paz y de gloria, haciendo de nosotros personas nuevas.
Esto va dirigido a ustedes, para que puedan hallar la paz, el gozo, el perdón y la esperanza de un Jesucristo vivo, que vivirá en su vida y en su corazón y puede darle a usted vida. Le invitamos, al concluir en oración, a que diga usted en su corazón: "Señor Jesús, entra en mi vida. Ábrale la puerta y dígale: "entra, lléname y tómame. Puede que haya sido usted una persona religiosa, puede que se haya criado en un hogar cristiano, pero que no haya encontrado todavía al Señor vivo. Su presencia es lo que hace la diferencia entre la muerte y la vida, las tinieblas y la luz.


Por Mensajes Alentadores.

Oración

Señor Jesús, te damos gracias porque eres, verdaderamente, lo que prometiste ser, un Señor vivo, un Dios omnipotente, fuerte, poderoso, compasivo, tierno, misericordioso, lleno de gracia y perdurable y porque puedes entrar en nuestras vidas y puedes empezar a coger todos los hilos de nuestra desesperación, y puedes tejer nuestras vidas y recomponerlas con tu amor sacándonos de las tinieblas a la luz, de la desesperación a la esperanza, de la muerte a la resurrección. Te pedimos que muchos, en estos momentos, en el silencio de sus corazones, te pidan en oración que hagas en sus vidas lo que prometiste hacer, para que también esas personas puedan nacer de nuevo a una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. Te damos gracias en tu nombre, amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No dejes de escribir tu comentario!!
Nos será de edificación!
DIOS TE BENDIGA!